Armonías secundarias

imagen secundarias

En la entrada „las funciones tonales principales“ habíamos comentado que la armonía de tónica formaba su acorde tríada sobre el primer grado de la escala. La subdominante lo hacía sobre el cuarto grado, y la dominante sobre el quinto. ¿Qué sucede con los acordes tríadas que se construyen sobre los restantes grados de la escala de una tonalidad? ¿Qué funciones desempeñan?

Como puedes ver en la figura, estos grados son el segundo, el tercero, el sexto y el séptimo:

funciones tonales principales y secundarias-1

En color, las armonías principales en la tonalidad de Do Mayor. Corresponden al primer, cuarto o quinto grado de la escala, y actúan como Tónica, subdominante y dominante respectivamente.

 

Tenemos varios asuntos a considerar:

  • Lo primero a tener en cuenta es que si formamos los acordes tríadas diatónicos sobre éstos grados obtenemos tres acordes menores y uno disminuído (éste último con la tercera del acorde a un intervalo de tercera menor respecto a la fundamental). La sonoridad de éstos acordes es distinta de los que habíamos visto anteriormente debido a que la fundamental y la tercera del acorde están separadas por un intervalo de tercera menor.
  • La segunda cuestión es que las fundamentales de los acordes tríadas formados sobre éstos grados están separadas respecto a las fundamentales de los acordes que representan las funciones tonales, por intervalos de tercera. Aquí vuelvo a citar a los alemanes (Hugo Riemann),que llaman a ésto „Terzverwandtschaft“ (parentesco de terceras) y a las armonías que representan “Nebenharmonien” (armonías secundarias).
  • La tercera es que estos acordes tienen en común dos notas de las tres con los acordes que representan las funciones tonales principales. Ésto, en principio, nos debería importar un pimiento, pues ya he repetido hasta la saciedad que el rol de un acorde está determinado por su fundamental.

A continuación vamos a ver que significa ésto en la práctica.

Las armonías o funciones secundarias

Para explicar las armonías secundarias me voy a basar en la teoría de los alemanes (v. Hugo Riemann), que en estas cuestiones lo tienen todo bastante más claro.

Las funciones secundarias se determinan formando los acordes tríadas diatónicos sobre los restantes grados de la escala (segundo, tercero, sexto y séptimo). Existe una relación entre las fundamentales de éstos acordes secundarios con los acordes que representan las funciones principales: están separadas por intervalos de tercera (mayor o menor según el caso). De ahí que éstas armonías sean denominadas “Terzverwandtschaft“, traducido literalmente: “parentesco de terceras”.

Para denominarlas, tenemos que ver que intervalo de tercera guarda la fundamental del acorde secundario con el acorde principal que consideremos.

  • Si la fundamental del acorde secundario está a un intervalo de tercera menor de la fundamental del acorde o armonía principal, decimos que se trata de una función paralela (relativa si así lo prefieres). Por ejemplo, en la tonalidad de Do Mayor, el acorde de La menor se define como Tónica-paralela (Tp).
  • Si la fundamental del acorde secundario está a un intervalo de tercera mayor de la fundamental del acorde o armonía principal, decimos que se trata de una contra-paralela (o contra-acorde). En alemán es denominado como “Gegenklang“. Por ejemplo, en la tonalidad de Do Mayor, el acorde de Mi menor se define como “Dominante-Gegenklang” (Siglas Dg) si lo consideramos respecto a la función dominante (quinto grado de la escala).
  • Debes tener en cuenta, que si la armonía principal corresponde a un acorde mayor, la sigla se escribe en mayúscula, y si corresponde a uno menor, en minúsculas. Lo mismo sucede con las armonías secundarias. P y G se escribirán en mayúsculas o minúsculas según se trate de un acorde mayor o menor.

Ahora podemos anotar para una tonalidad mayor (para tonalidades menores dedicaré un post específico), las funciones o armonías secundarias:

FUNCIONES TONALES SECUNDARIAS

Notación de las armonías secundarias en la tonalidad de Do Mayor por su relación respecto a las armonías principales.

 

Y ahora viene lo divertido:  ¿Qué hacemos con éstas armonías secundarias?  ¿Para qué sirven?

  • Tp y Sp (VI y II grado de la escala): pueden sustituir a los acordes principales con los que están relacionados con cierta eficacia. Además pueden ampliar una secuencia armónica siempre que estén a continuación de las armonías principales con las que están relacionadas.

Debes prestar atención a dos cuestiones:

  1. La transición de acordes funciona especialmente bien cuando se mantienen las notas comunes a ambas armonías en el mismo registro. Es decir, si estamos en la tonalidad de Do Mayor y pasamos del acorde Fa Mayor (S) al de re menor (Sp), el oído agradece que mantengamos sin movimiento las notas Fa y La.
  2. Los movimientos Sp-S y Tp-T, es decir, función secundaria precediendo a la función principal, no funcionan bien. No me voy a detener aquí a comentar los motivos por los cuales ésto sucede. En esta ocasión me limitaré a mostrarlo con el ejemplo (corresponde a la cuarta secuencia):
nebenharmonien

1. Secuencia ampliada con Tp tras la tónica. 2. Secuencia ampliada con Sp tras la subdominante. 3. Secuencia en que la Tp aparece como armonía sustituta de la tónica al final (cadencia evitada o Trugschluss). 4. Secuencia ampliada en que la Sp aparece precediendo a la subdominante (esta secuencia no funciona bien).

 

  • Dp y Tg (III grado de la escala): si estamos en la tonalidad de Do mayor, corresponde en los dos casos al mismo acorde o armonía: mi menor. Aquí vamos a aprovechar para explicar el efecto de este contra-acorde o “Gegenklang“. Mientras en las funciones paralelas obserbávamos que la función secundaria resultaba chocante para el oído cuando precedía a la función principal (el salto de tercera menor o sexta mayor no parece ventajoso aquí), en el caso de los “Gegenklang” el salto que se produce entre las fundamentales es de tercera mayor o sexta menor. Cuando aparece la Sg, no parece que afecte que preceda a la subdominante, pues está relacionada también con la tónica por una tercera menor (Tp). El tercer grado, sin embargo, es algo inquietante. Parece servir a dos funciones antagónicas: tónica y dominante. El caso es que depende del contexto en el que esté (es decir, los acordes entre los que se encuentre) será percibido en dependencia a la tónica o a la dominante, es decir: si se encuentra tras la dominante, podemos decir que se trata de Dp. Si está tras la tónica, podemos decir que se trata de Tg.

 

Más allá de las armonías secundarias

Existen parentescos de terceras llamados de “grado” que extienden las armonías secundarias. En este caso la relación de tercera mayor o menor respecto a la fundamental del acorde o armonía del que se parte, se mantiene intacta, pero cambia el género del acorde (mayor o menor) por lo que el diatonicismo, es decir, la pertenencia de los tonos constituyentes de la escala mayor, se pierde.

Lo analizaremos con detalle en una entrada posterior.

Añadir a favoritos el permalink.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *