Cómo sacar una canción de oído

sacar una melodía de oído

Cómo no he encontrado nada decente en la red en relación a cómo sacar una canción de oído, me he propuesto escribir sobre el tema yo mismo. Sacar una canción de oído es a veces fácil y otras veces no tan fácil. Sin embargo, para éste fin, te puedo asegurar que es más relevante el conocimiento o culturilla musical que tengas que la propia capacidad de oído que poseas en la actualidad.

Y cómo dijo Henry Ford: “Nada es particularmente difícil si se divide en pequeñas tareas”. Así que vamos a dividir el proceso en tres sencillos pasos:

  1. Averiguar el compás.
  2. Averiguar el ritmo.
  3. Averiguar la altura de las notas. 

Ésta es la secuencia que te propongo. Desde luego que lo puedes hacer a la inversa. O con el órden que te dé la gana. Pero hagas lo que hagas, hazlo sistemáticamente. Sin embargo, te recomiendo éste orden por lo siguiente: conciendo el compás vas a poder situar los periodos, frases y semifrases. Y sabrás si empiezan con el compás o están desplazados. Sabiendo el compás, será mucho más inmediato averiguar el ritmo y va a facilitarte muchísimo las cosas si en la melodía aparecen ligaduras entre compases. Por último, si conoces el ritmo, vas a poder identificar de manera más intuitiva las notas. Ésto es: si tienes en la melodía 3 notas que tienen valores más largos que las demás, lo más probable es que éstas notas correspondan a unos determinados grados de la tonalidad.

Por último, decirte que en canciones pop-rock es muy fácil completar éstos pasos. Sin embargo, en estilos con ritmos complejos, muchas veces puede convertirse en una pesadilla (por ponerte un ejemplo, jazz y salsa).

1. Averiguar el compás

Cuando me refiero a averiguar el compás, te va a ser suficiente con definir si se trata de un compás de dos tiempos, de tres tiempos, de cuatro tiempos o compuesto (si tienes dudas, mírate el post publicado tipos de compases musicales). Ésto va a permitirte concretar la estructura de la canción y te va a facilitar escribir los valores rítmicos. En temas pop- rock, que son los más fáciles, hay varias formas complementarias de averiguarlo:

  • En qué momento van apareciendo los instrumentos o voces. No lo voy a ejemplificar más que diciendo que los instrumentos o voces suelen aparecer por primera vez con el inicio de los compases o secciones. Muchas veces sin embargo aparecen anticipados o retrasados.
  • Por el ritmo armónico, o el momento en que cambian los acordes y armonías.
  • Identificar los riffs u ostinatos.
  • Identificar los cambios en el bajo.
  • Identificar cambios o repeticiones en la batería y/o percusión.
  • Identificar los inicios y finales de frases en la voz (melodía). Ten en cuenta que ésta es la manera más confusa, pues es habitual que los inicios y finales de las frases no coincidan con las líneas de compás e incluso las ignoren. És por este motivo que no la vamos a tratar aquí.

Y aquí vienen los ejemplos:

Ejemplo 1: Ritmo armónico: Éste caso podría también encuadrarse en el ejemplo siguiente. Sin embargo, aquí es característico que el riff u ostinato es de carácter armónico. Se trata fundamentalmente de una secuencia de 4 acordes o armonías (A- B- C- D), que se repite a lo largo de la canción. Aquí podemos casi asegurar sin escuchar el resto de la canción que el compás se corresponde con la duración de cada armonía.

 A- B- C- D | A- B- C- D

Ejemplo 2: Riff u ostinato: en el ejemplo, el tema de la guitarra se repite 4 veces. Si escuchas atentamente, hay 4 notas bajas de más larga duración que indican un motivo rítmico que se repite y que indican el pulso de ésta manera:

X– X- X- X – X- X- X– X- X- X– X- X -X

Sin escuchar el resto de la canción, la escribiría en un compás 2/4 (sin embargo, esta canción normalmente la verás escrita en 4/4).

Ejemplo 3Cambios en el bajo. El siguiente ejemplo consta de 8 compases. ¿Cómo lo sabemos? Fíjate en la segunda mitad de la canción, cuando el bajo repite 8 veces la misma nota. Ésto es un indicio muy claro de que estás 8 notas ocupan un compás (Se podría confirmar con otras partes de la canción).

Ejemplo 4: Batería y percusión. Aquí puedes fijarte en dos cuestiones. La primera es que la batería suele marcar los tiempos del compás o pulsación de manera contundente (con bombo o caja). En especial los tiempos 1 y 3. La segunda es que es común al final de periodos  o secciones, alterar o marcar de alguna manera el ritmo creando tensión antes de que aparezca de nuevo la repetición o nueva sección.  El ejemplo que te presento, verás que la estructura se repite 8 veces (por lo tanto 8 compases). El primer sonido es una anticipación del compás. Y escucharás que en el final de los compases (o repeticiones) 6 y 8 introduce a modo de agitación los platillos. Éste es un efecto para indicar el final de la sección.

2. Averiguar el ritmo

¿De que nos ha valido tener claro el compás? Pues para dos cosas: situar las frases, melodías o secciones en el tiempo. Y la segunda, es para poder marcar los tiempos del compás. Escucha el siguiente ejemplo:

Vamos a suponer que conocemos el compás, que es de 4 tiempos. La estructura es la siguiente:

  • 1a frase: 3 compases
  • 1a frase- repetición: 3 compases
  • 2a frase: 4 compases.
  • 2a frase- repetición: 4 compases.

Bueno. Entonces lo que te sugiero ahora es que o escuches la melodía o la cantes marcando el compás de 4 tiempos con la mano. Tu misión ahora es averiguar cuantas figuras caben en cada tiempo del compás,y si se trata de una, o de dos o más figuras de igual duración o de diferente duración. El compás de 4 tiempos se marca de la siguiente manera:

marcado compás

Cómo se marca el compás de 4 tiempos.

Ahora cogemos la primera frase llevando el compás de 4 tiempos. Es ésta:

Verás que:

  • Compás 1: la primera figura empieza en el primer tiempo e invade el segundo. Pero antes de que empiece el tercero cabe otra figura que es de menor duración. En el tercer tiempo, caben dos figuras que tienen igual duración. En el cuarto tiempo cabe solo una figura.
  • Compás 2: en cada uno de los tiempos caben dos figuras de igual duración.
  • Compás 3: la figura empieza en el primer tiempo y se prolonga hasta el tercero. Luego hay silencio, pero al final del cuarto tiempo suena ina figura de corta duración (esto es anacrusa al inicio de la segunda frase).

Bien. Si sabes que el valor que ocupa un tiempo entero es una negra (compás 4/4), entonces podrás escribir el ritmo de la primera frase (y por lo tanto también de la segunda, que es una repetición):

ritmo

La tercera y cuarta frases sólo presentan la  dificultad  del tresillo (3 notas de igual valor ocupando exactamente dos tiempos) y de la corchea ligada con la blanca con punto. Bueno, si has conseguido sacar la tercera y cuarta frases, te habrá quedado algo como ésto:

ritmo completo anterior

Ahora sólo nos queda el último paso que es determinar la altura de las notas.

3. Averiguar la altura de las notas (y si procede, la tonalidad).

Ésto es seguramente lo que todo el mundo busca o por lo que todo el mundo se interesa. Sin embargo es algo más fácil que los dos pasos anteriores atendiendo a algunas consideraciones. Lo que te recomiendo es:

  • Determinar las notas que inician, y terminan la frase.
  • Determinar las notas que tienen mayor duración.

¿Qué consigues con ésto? Pues varias cosas, pero lo más importante es que con éstas notas, puedes determinar la tonalidad de un tema (ojo, hay casos en los que ésto no está tan claro). Ésto te va a facilitar el asunto, porque si sabes la tonalidad, conoces también la escala, y vas a buscar preferentemente unas determinadas notas (y no entre las doce de la escala cromática). Para determinar las notas, sólo tienes que coger tu instrumento y comparar el sonido que tu produces con la nota que suena (puedes cantarlo y silbarlo si quieres).

Con el tema anterior conseguirás algo parecido a ésto:

notas a considerar

Notas de inicio y final de las frases, y notas de más larga duración dentro de éstas. ¡Ojo! el Si marcado es Si bemol!

¡Vaya! ¡Parece que son las mismas notas una y otra vez! La, Re y Si bemol. De hecho la nota que nos interesa es Re, que es como acaban las dos últimas frases y por lo tanto la melodía. Ésta nota nos está diciendo la tonalidad: Re. Ahora bien. ¿Mayor o menor? Pues para ello tenemos que conocer las escalas. Sabemos que la de Re menor tiene la nota Si bemolizada, que precisamente aparece entre las notas que hemos marcado con círculo rojo. Por lo tanto, podemos afirmar sin temor a equivocarnos que la tonalidad en que está compuesto este tema es Re menor.

Ahora nos faltan las demás notas. ¿Buscaremos al tanteo cuales son las demás? ¡No! ¡Buscaremos preferentemente entre las notas que contiene la escala de Re menor! Y aquí viene el otro truco:

Las melodías se mueven de una nota a otra  muy frecuentemente por saltos melódicos de segunda o tercera. Los saltos mayores que la tercera suelen ser de quinta o de sexta, o incluso de octava y también es habitual que tras éstos saltos, la nota que sigue a continuación tenga movimiento contrario (es decir si el salto es ascendente, la nota siguiente será descentente y viceversa). Pero ten cuidado porque esto no siempre es así.

Por ponerte un ejemplo:

En la primera frase, la primera nota que hemos marcado con un círculo la hemos identificado como La, y la otra nota marcada como Re. Si escuchas atentamente, notarás que va bajando progresivamente. ¡No tienes que tantear una por una las notas que son! Simplemente plantearte: estoy bajando de La a Re y hay 3 notas de por medio. Lo lógico es que las notas sean Sol, Fa y Mi. Y así es. Está recorriendo parcialmente la escala de Re menor.

Como ves, sacar una canción de oído tiene que ver más con cultura y conocimiento musical que con el oído absoluto. Haz éste ejericio varias veces (en especial el último paso) y podrás identificar de inmediato la tonalidad de un tema y casi sacar sin esfuerzo todas las notas de la melodía como por arte de magia. ¡Te lo prometo!

Espero que te haya servido.

 

Añadir a favoritos el permalink.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *