El acorde de cuarta y sexta

acorde de cuarta y sexta

El acorde de cuarta y sexta corresponde a la segunda inversión de un acorde tríada en estado fundamental. De la misma manera que el acorde de sexta, no expresa la función de la tríada de manera tan contundente como el acorde en estado fundamental. No voy a detenerme en las razones por las que sucede ésto, pero si tienes interés, puedes leer el capítulo del tratado de armonía de Arnold Schönberg, que expone maravillosamente las razones por las cuales sucede ésto.

Construcción y cifrado

El acorde de cuarta y sexta contiene las mismas notas que un acorde tríada en estado fundamental. Lo que cambia es la nota que ocupa la posición en el bajo: la quinta del acorde. De ahí que también tome el nombre en alemán de Quintbass (tríada con quinta en el bajo):

four six chord

Proceso de construcción del acorde de cuarta y sexta. La quinta del acorde (en estado fundamental) ocupa entonces la posición del bajo.

Debes recordar que la disposición de las voces superiores no cambia que se trate de un acorde de cuarta y sexta. Fíjate en la siguiente figura: en todos los casos estamos tratando con un acorde de cuarta y sexta. La tríada de la cual parte, y la nota que ocupa la posición del bajo, son los aspectos que lo definen.

ejemplos 46

Todos estos acordes son de cuarta y sexta. El ejemplo corresponde a la tríada de Do Mayor en segunda inversión (la nota sol ocupa el bajo). Las notas Do-Mi-Sol definen el acorde. Es la quinta del acorde cuando ocupa el bajo lo que define el acorde. (Escucha la secuencia a continuación).

La nomenclatura de cuarta y sexta viene de los intervalos que se forman respecto al bajo al efectuar la inversión (siempre que tratemos con el acorde en posición cerrada):

construccion

Construcción del acorde de cuarta y sexta: las notas superiores comprenden respecto a la nota que ocupa el bajo, intervalos ascendentes de cuarta y de sexta.

 

El cifrado es quizás lo que te va a traer más dolores de cabeza. Fíjate en las distintas notaciones que podemos encontrarnos:

cifrado de cuarta y sexta

Distintos cifrados para el acorde de cuarta y sexta: a) Cifrado funcional. T indica que se trata del acorde de tónica, y el 6 y el 4 muestran los intervalos con los que se construye la segunda inversión. b) Cifrado funcional: es una variante: el 5 debajo de la función indica que es la quinta del acorde la que ocupa el bajo. c) Cifrado de grados: aquí se indica el grado de la escala sobre el que se construye el acorde (un 1 en números romanos indica que es el acorde de tónica). Igual que en el primer caso el 6 y el 4 especifican que se trata de la segunda inversión de la tríada en estado fundamental. d) Cifrado de grados: es una variante del anterior. La segunda inversión se indica con una c como subíndice. (La primera inversión se marca con una b como subíndice). e) Cifrado americano: se indica la nota sobre la que se forma la tríada en la notación anglosajona: C (mayúsculas)= Do Mayor. La letra tras la barra significa la nota que ocupa la posición del bajo, en este caso, la nota Sol. Los acordes con esta notación reciben el nombre en inglés de “slash-chords”. f) Bajo cifrado: su orígen está en el cifrado barroco. Solo se escribe la nota que ocupa el bajo y los intervalos que se superponen a ésta.

Usos del acorde de cuarta y sexta

El acorde de cuarta y sexta, según el contexto en el que se encuentre, tiene distintas denominaciones:

§1. Acorde de cuarta y sexta cadencial / con función de apoyatura).

El nombre espanta pero es más fácil de lo que parece. El acorde actúa aquí como una doble apoyatura que antecede al acorde en posición fundamental. Retrasa la aparición de una armonía determinada o crea una tensión armónica antes de su aparición. Es por ello que el acorde de cuarta y sexta estará situado en tiempos fuertes o en compases “fuertes” si las armonías ocupan compases.

Se le llama cadencial, porque es frecuentemente utilizado en cadencias. En especial se aplica sobre la tríada de tónica antes de la aparición del acorde de dominante en estado fundamental:

cadencia con cuarta y sexta

Aplicación del acorde de cuarta y sexta en una cadencia. Al aparecer el acorde de dominante a continuación, el oído interpreta la segunda inversión del acorde de tónica (el acorde de cuarta y sexta marcado en rosa) como una doble apoyatura. Las líneas indican la resolución hacia la quinta y la tercera del acorde de dominante.

Algo que pasa desapercibido son las implicaciones rítmicas de interponer un acorde antes de la dominante que cumple de alguna manera su misma función, aunque se trate de un acorde diferente. Fíjate en las dos secuencias siguientes:

  • T- S- D- T
  • T- S- D64-D53-T

Si atendemos a una consideración rítmica, la situación es la siguiente (en negrita, los tiempos fuertes):

  • T– S- D– T
  • T– S- D64-D53T

El oído es soberano, pero se necesita algo de agudeza para apreciar que:

  • En la segunda secuencia, el reposo de la tónica final se desplaza hacia un “tiempo fuerte”, algo que no ocurre en la primera.
  • En la segunda secuencia, el acorde de dominante queda desplazado hacia un tiempo débil, es decir, la tensión de la armonía de dominante queda de algún modo más subordinada a la tónica. Si bien el acorde de cuarta y sexta puede decirse que actúa en función de dominante, su tríada sigue siendo compuesta por las notas del acorde de tónica. El acorde de cuarta y sexta es aquí un acorde ambiguo, que por decirlo de alguna manera, muestra la cara de dominante después de aparecer la subdominante, pero al que recordamos con otro rostro en cuanto está sonando el acorde de dominante en estado fundamental.

Escucha las dos secuencias para apreciarlo:

Por descontado, hay situaciones menos dramáticas, en las cuales podemos apreciar más fácilmente que se trata de una doble apoyatura(el ritmo puede apoyar esta interpretación).

Ejemplos hay miles. Aquí vemos el acorde en acción en la sonata k.545 de W.A. Mozart:

acorde cuarta y sexta apoyatura

Sonata en Do Mayor k.545 de W.A. Mozart. Primeros compases. Arriba, la reducción armónica. Abajo, el original con los acordes desplegados. En morado, el acorde de cuarta y sexta. Las líneas indican las apoyaturas.

Puedes escuchar las dos versiones a continuación:

 

§2. Acorde de cuarta y sexta con función de bordadura / con nota pedal).

En este caso, el acorde de cuarta y sexta está situado entre dos acordes idénticos. La nota del bajo permanece invariable durante estos tres acordes (de ahí que se sea también llamado acorde de cuarta y sexta con nota pedal). Para que funcione como bordadura, debe estar situado en un tiempo débil del compás. En caso contrario, no podemos tratarlo como tal.

La finalidad de utilizar el acorde de esta manera? Bueno, entre idénticas funciones, lo que básicamente provoca es que el movimiento en el bajo quede suprimido. Es una manera de anclar una armonía de la que se parte. En el siguiente ejemplo, vemos una sucesión T-S-T. Con la segunda inversión del acorde de subdominante, la nota que ocupa el bajo coincide con la fundamental del acorde de tónica (Do). Podemos fijar pues la nota Do como nota pedal, lo que vincula con más fuerza el pasaje a la tonalidad en cuestión:

cuarta y sexta con nota pedal

Secuencia T-S-T en estado fundamental, y la misma secuencia a continuación con el acorde de subdominante en segunda inversión. La nota Do funciona como pedal.

La primera secuencia del ejemplo (tres primeros compases) suena así:

La segunda suena de esta manera:

Recuerda que para que el acorde funcione como tal, debe situarse en un “tiempo débil” o “compás débil”.

Como en el resto de casos, no siempre nos vamos a encontrar con situaciones tan puras como la anterior. Fíjate en el ejemplo siguiente. Aquí el Si \flat es en realidad nota pedal. Sin embargo, obtiene movimiento trasladando el intervalo de octava una octava justa hacia abajo:

brahms

J. Brahms. Variaciones sobre un tema de Joseph Haydn (Coral de San Antonio). Primeros compases. La línea morada marca la nota que paradójicamente actua como pedal pero que sin embargo se mueve una octava justa hacia abajo.

Puedes escuchar el efecto de este ejemplo a continuación:

§3. Acorde de cuarta y sexta con función de paso

Debes tener en cuenta que en general se cumple lo siguiente:

  • Enlaza dos acordes con idéntica función pero con distinta disposición: por ejemplo, un acorde de tónica e estado fundamental y el mismo acorde de tónica en primera inversión (acorde de sexta).
  • El acorde está situado en un tiempo débil del compás o además tiene menor duración que los demás. Si las notas de paso no las situamos en los tiempos fuertes, tampoco vamos a hacerlo con este acorde. Puede suceder que las armonías ocupen la totalidad del compás. Si así es, el acorde se situará en compases que no impliquen inicio de frases o secciones.
  • La línea del bajo se mueve por grados conjuntos: puede suceder de manera ascendente o descendente.
acorde cuarta y sexta de paso

Acorde de cuarta y sexta con función de paso. Ejemplo de enlace entre dos acordes de tónica en distinta disposición. Extraído de la sonata para piano op. 2 n. 3 L. v. Beethoven. Trio. (Reducción armónica).

Escucha el ejemplo a continuación:

Sin embargo, no todo es tan simple como has visto en la imagen anterior. En la partitura original, la armonía se presenta arpegiada de la siguiente manera:

§4. Otros usos del acorde de cuarta y sexta.

Existen más contextos específicos en los que encontraremos el acorde de cuarta y sexta. Algunos de ellos:

  • Acorde de cuarta y sexta de anticipación. Si comentábamos anteriormente que el de apoyatura se situaba en un “tiempo fuerte” y retrasaba la aparición de una determinada armonía, aquí tenemos precisamente lo contrario: el acorde de cuarta y sexta se sitúa en un tiempo débil y anticipa la aparición de una determinada armonía.
  • Acorde de cuarta y sexta arpegiado. Aparece por el movimiento en el bajo en forma de arpegio.
  • Otras situaciones: hay más casos específicos. Entre ellos el uso independiente del acorde de cuarta y sexta (acorde de cuarta y sexta romántico) que no puede clasificarse en las situaciones anteriores.
Añadir a favoritos el permalink.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *