El acorde de sexta

sexta

A continuación vamos a ver en qué consiste el útil acorde de sexta (Sextakkord en alemán). Es habitual confundir la denominación del acorde con su función. Es por ello que para evitar confusiones te quedes con la siguiente definición:

El acorde de sexta es técnicamente la primera inversión de un acorde tríada. Se le llama de sexta por el intervalo que forma la tercera del acorde (en el bajo) con la fundamental al construir el acorde tríada en posición cerrada. De hecho, una manera usual de cifrar éste acorde es escribiendo la nota que ocupa el bajo con un 6 (cifrado barroco).

Para que lo veas más claro, fíjate a continuación en el acorde de sexta correspondiente a Re mayor:

 

acorde de sexta

El acorde de sexta en acción

Realizar la primera inversión de un acorde tríada no es algo inocente. Fíjate en las siguientes situaciones:

Como acorde (nota) auxiliar

  • En el ejemplo siguiente el acorde de sexta sobre Do Mayor actúa como un acorde de enlace en que la nota Do es simplemente una nota auxiliar que se mueve desde Si y vuelve a ella. Ésta es una de las características del acorde de sexta: su ambiguedad. Sus dos notas inferiores, en posición cerrada, son la fundamental y la tercera del acorde de Mi menor, y por lo tanto, pueden funcionar igual de bien en un contexto esta vez ajeno a Do Mayor.  Esto es muy útil cuando tratamos de mantener una armonía creando variedad.

acorde de sexta

Como sustituto en cadencias

  • El acorde de sexta situado como función de tónica en una cadencia destruye su efecto conclusivo. Al utilizar un acorde de sexta, hay que tener la prudencia de considerar en el contexto en el que se utiliza. Fíjate en los dos ejemplos siguientes: en el segundo, el efecto conclusivo de la cadencia se diluye (es por ello que no puede considerarse una cadencia perfecta en tal caso). En el primer ejemplo, sin embargo, al sustituir el acorde de tónica por el acorde de sexta, obtenemos un movimiento gradual ascendente en la línea de bajo:

sexta en cadencias

 

 Precediendo o siguiendo la misma función

  • El acorde de sexta, precediendo o siguiendo al acorde tríada en estado fundamental hace muy audible el movimiento melódico en la línea de bajo. Esto ya lo habíamos visto en los acordes suspendidos. En la medida en que se mantienen las notas de un acorde y cambia una de ellas, ésta llama la atención.

sexta sobre misma funcion

El acorde de sexta sobre el segundo grado

  • El acorde de sexta sobre el segundo grado tiene algo especial: funciona igual de bien o mejor que el propio acorde de subdominante en estado fundamental. De hecho, se le denomina en alemán Subdominantischer Sextakkord (acorde de sexta de subdominante para que nos entendamos). Podemos denominarlo como Sp (subdominante-paralela) en primera inversión (ver capítulo de armonías secundarias).

subdominante sexta

Otras situaciones

  • No es raro encontrarnos el acorde de sexta para otras finalidades distintas de las comentadas. Por ejemplo, como acorde de transición entre acordes en disposición abierta y cerrada.

 

 

Añadir a favoritos el permalink.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *