Tiempo y música, música y tiempo

En esta ocasión vamos a atender a una serie de fenómenos que en algunas ocasiones pasan desapercibidos cuando analizamos música o cuando componemos: todos los que comentaremos tienen algo en común: el tiempo.
Aunque hay suficiente materia para discutir, podemos centrarnos en las siguientes cuestiones:

Pulsación, ritmo y compás

Los tres conceptos están relacionados con la organización de sonidos en el tiempo.
Ritmo es un patrón de sonidos que se repite de manera regular, en el cuál estos sonidos guardan entre sí una relación temporal. Lo expresamos con la escritura de notas según su duración.
Ejemplo:

ritmo

las corcheas del tercer tiempo implican la mitad de duración que las negras de los restantes. Escúchalo aquí. (Se repite 4 compases).
El Compás sirve para organizar los patrones rítmicos. No debemos confundirlo con el ritmo. El compás es un medio para escribir el ritmo y organizarlo y no a la inversa.
Músicas que se escriben en compases concretos:

  • Compás binario: marcha (Cualquier marcha procesional, por ejemplo).
  • Ternario: Vals (Vals de las flores. El cascanueces. P.I. Tchaikovsky).
  • Cuaternario: el Reel (Irlanda).

El compás se divide en pulsaciones o tiempos. Por ejemplo: Un compás 4/4 indica que caben 4 negras en cada compás. Cada una de estas negras representa una pulsación o tiempo.
En las canciones pop-rock, normalmente la batería marca claramente cada tiempo o pulso del compás, acentuando claramente los tiempos fuertes de éste y acelerando los ritmos antes de iniciar un nuevo compás.
Sin embargo, los tiempos fuertes pueden variar según la música de la que estemos tratando (es suficiente con indagar algo en la música irlandesa, por poner un ejemplo).

Memoria (reminiscencias)

Quizás el aspecto que más pasa desapercibido. Cualquier sucesión de notas cobra sentido con la memoria auditiva. De alguna manera podemos afirmar que el significado de un sonido se construye a partir de todos los sonidos que han sonado anteriormente (en mayor o menor medida) y que este significado se verá alterado por los siguientes sonidos una vez se haya desvanecido. Todas las progresiones de acordes adquieren significado a través de las relaciones armónicas, pero también teniendo en cuenta que éstas se construyen también con sonidos que ya han aparecido.
Ejemplo de todo esto: escucha cualquier sonata del periodo clásico que te guste, por ejemplo, de W.A. Mozart, (y cito de este periodo porqué es dónde se percibe más claramente el efecto). Identifica el tema que suena al principio. Cuando reaparece, en el caso de que sea idénticamente escrito, no lo percibimos de la misma manera. ¿Por qué? Porque, entre otras razones, normalmente hemos dejado atrás una cadencia que ha sonado inmediatamente antes, unos compases en otra tonalidad, un desarrollo con otros aspectos rítmicos… etc. y todo esto influye directamente en el significado de esas notas cuando vuelven a aparecer.

Permanencia

Es la duración absoluta de una nota, o una armonía (acordes) y en relación con las demás. Una nota, por ejemplo, es más importante o menos en relación a cuánto dura respecto a las demás, y esta importancia también se ve reforzada o debilitada por otros aspectos como el grado tonal o la posición dentro del compás.

Cambio

Es cualquier variación en la producción de sonidos. Por ejemplo: el cambio entre notas de una melodía, el cambio de una armonía, el cambio de la tonalidad, el cambio de ritmo…

Tensión / Reposo

No puede haber reposo sin antes existir tensión y viceversa. Y esto sólo puede suceder en el tiempo, y de manera que un acorde o nota ya haya aparecido.
Ejemplo de tensión: modelo de cadencia perfecta en Do mayor en la sucesión en acordes IV-V-I el acorde de dominante (V) tensa y el acorde de Tónica (I) destensa.

Escúchalo aquí.

Otros ejemplos de tensión-reposo pueden ser la técnica de la nota pedal, o la sucesión de consonancias/disonancias. En el tema de la sonata para piano de Mozart en La menor K.310 encontramos ambas (nota pedal y consonancia-disonancia en la armonía):

Sonata mozart

Tempo

Velocidad con la que se suceden los pulsos de un compás. Antiguamente se indicaba con indicaciones normalmente en italiano (presto, largo, allegro…). Hoy en día se especifica de manera precisa con indicación de pulsaciones por minuto (v. metrónomo de Maezel).

Silencios

Es la ausencia de sonidos. Puede ser absoluta (cesa la producción de sonidos) o relativa (cesa solamente un instrumento o voz).
Principio básico de orquestación, por ejemplo, es dejar mudos durante algunos pasajes una sección o instrumento (cuerdas, percusión, viento-metal…) para evitar la monotonía o cargar con esa sonoridad la obra y así realzar el efecto de “re-aparición”.

Trataremos más adelante con más detalle cada uno de estos conceptos. Siempre podéis escribirnos si estáis interesados en alguno de ellos en concreto.

¡Hasta pronto!

Añadir a favoritos el permalink.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *