Tipos de compases musicales

metronomo

¿Quieres conocer los tipos de compases musicales que existen? ¿Estás preparado para no tener que consultar NUNCA MÁS la teoría en relación al compás? Si es así, te animo a que continúes leyendo. Es una inversión de 5 minutos que te va a ahorrar muchísimo tiempo en tu estudio y comprensión de la música.

Antes de todo: lo repetiré hasta la saciedad cada vez que me refiera al compás: COMPÁS NO ES RITMO. Y voy a repetirme de nuevo: COMPÁS NO ES RITMO. Si quieres la prueba de ello: puedes escribir una melodía cualquiera con la indicación de compás que desees. Lo vas a poder realizar.

 

La utilidad del compás

El compás tiene fundamentalmente dos finalidades:

  • Es junto con la indicación de “tempo” la herramienta básica para interpretar la duración de los sonidos. Determina una unidad de medida del tiempo en la música.
  • Constituye un esqueleto sobre el cual se sitúan y organizan los distintos sistemas rítmicos de una obra: motivos, frases, secciones… etc etc.

Lo voy a exponer a continuación:

 

La indicación de compás

 

Es fácil saber cuántos tipos de compases musicales existen: teóricamente, infinitos. Sin embargo, sólo unos afortunados se utilizan con frecuencia en la práctica. Y esto es así debido a que con éstos compases se pueden registrar de una manera sencilla una gran cantidad de fenómenos rítmicos.

Un compás se identifica con una indicación o quebrado de compás consistente en dos números:indicación_de_compás

  • La cifra inferior [4]:  indica qué figura tomamos como unidad de medida del tiempo. En el caso que ofrecemos, la figura de referencia es la negra. Así, si te encuentras como cifra inferior en el quebrado de un compás un 4, significa que la unidad es la negra. Como las figuras musicales expresan el doble y la mitad una de la otra, así lo hacemos también con la indicación de compás: un 1 equivale a la redonda, y un 2 equivale a la figura que representa el doble de duración: la blanca. Aquí tienes un resumen:
FIGURA NÚMERO EN EL QUEBRADO DEL COMPÁS (inferior)
REDONDA 1
BLANCA 2
NEGRA 4
CORCHEA 8
SEMICORCHEA 16
FUSA 32
SEMIFUSA 64
GARRAPATEA 128
SEMIGARRAPATEA 256
  • La cifra superior [5]: indica cuántas figuras caben en un compás (entre dos líneas divisorias). Aquí puede aparecer cualquier número entero, aunque normalmente sólo aparecen un puñado de ellos. Como ves en el ejemplo superior, la indicación de compás 5/4, indica que entre dos líneas de compás caben 5 negras.

Otro ejemplo: un compás 17/8 indica que caben 17 corcheas entre dos líneas divisorias. ¿Te lo vas a encontrar en la práctica? No. A no ser que un loco o genio precise de éste compás para organizar su música.

  • El tempo: indica cuántas figuras indicadas con la cifra inferior van a sonar en un determinado tiempo de reloj. Antiguamente se identificaba con términos italianos: allegro, largo, presto, prestísimo… etc. Desde la invención del metrónomo se indica de manera precisa (algo que algunos compositores odian) con la indicación expresa de cuántas unidades de compás van a sonar en un minuto. Ésta indicación va a ser una señal bastante evidente (si se ha elegido el compás consecuentemente) de si las notas que vamos a escuchar se van a suceder de manera rápida o lenta.
tempo

Ejemplo de indicación de tempo: “Ziemlich langsam” que significa bastante lento en alemán. Entre paréntesis aparece la duración absoluta de una negra: sonarán 52 negras por minuto, lo que significa que una negra debe tocarse durante 1,15 segundos

¿Esto es todo? No. Vamos a ver los tipos de compases.

Tipos de compases musicales

Existen 4 tipos de compases, y un tipo de compás derivado de éstos cuatro,  llamado compás compuesto (hablaré al final del post de él). Los cuatro tipos de compases son los siguientes:

  • Binarios
  • Ternarios
  • Cuaternarios
  • Irregulares

Bien. Y te dirán que estos tipos de compases se acentúan de manera natural:

  • Binario: primer tiempo fuerte, segundo tiempo débil
  • Ternario: primer tiempo fuerte, y los otros dos débiles.
  • Cuaternario: primer tiempo fuerte, tercer tiempo semifuerte, y los otros dos débiles.

Para aprobar un examen, estudia esto. O empóllate un manual de solfeo. Para ENTENDER la música, olvídate de todo. Los compases no DAN acento a las notas. Ni unas suenan con más intensidad que otras. Lo que ocurre es lo siguiente:

Pongamos un compás 3/4  , característico del vals. ¿Porqué es ternario y porqué decimos que el primer tiempo del compás lleva acento? Pues esto sucede porque la estructura se repite cada 3 tiempos. ¿Cómo lo sabemos si no tenemos la partitura delante? Pues de de muy distintas maneras: la armonía con I, IV, o V se sitúan preferentemente en el primer tiempo del compás o se inician en él;  no existen ligaduras entre líneas del compás (es decir, existe una discontinuidad sonora reiterada); el primer tiempo consiste en una nota, y los dos siguientes en otra que se repite…. y etc etc.

El oído reconoce lo que está pasando, y entonces para él, el primer tiempo del compás es el importante ya que supone la aparición del mismo fenómeno sonoro.

Si no me crees: coge tu instrumento y toca un ritmo de vals. Pero cuando lo hagas acentúa la última nota. Sigue sonando a vals y el acento no está en la primera nota. ¿Qué es lo que sucede? Que el oído no presta atención al acento en sí, sino a cómo se repite el patrón. Y el patrón es Débil-Débil-Fuerte.

Por eso decimos que en un ritmo ternario la primera nota lleva acento: porque es la nota que marca la aparición del mismo fenómeno musical que se repite una y otra vez.

Ésto, ésto es realmente el compás. La aparición de algo sistemático en la música. Una especie de ostinato que se manifiesta de distintas maneras.  Y esto se puede realzar (en el caso anterior, por ejemplo, diferenciando la altura de la primera nota y las otras dos) o bien confundir (por ejemplo, estableciendo ligaduras entre líneas de compás).

Así, en el compás binario, el suceso se repite cada dos tiempos. En el compás ternario cada 3, en el compás cuaternario, cada 4. Pero… ¿y en los irregulares? Aquí los patrones se repiten de manera que no se pueden agrupar en los 3 anteriores. Tendrás siempre en el numerador del quebrado de compás un número que no es múltiple de 2 o de 3.

Así: 5/4 es irregular, 7/8 es irregular, 11/2 es irregular, 13/16 es irregular y etc etc.

¿Existe música con éstos compases? Por descontado. Y es música diría que te puede sorprender. Quizás lo más normal es que en compases irregulares encuentres como numeradores en el compás 5, 7 y 11, que son los que el oído puede percibir más claramente.

Entonces… ¿por qué no se utilizan en cualquiera de los casos indicaciones de compás con números como 25, 32 o 61? Simplemente porque al oído le cuesta más reconocer patrones de larga duración. Yo podría utilizar un compás 65/4. Pero hasta que el oído reconozca éste patrón no sólo van a tener que haber sonado 65 unidades de compás, sino que tendrán que haber sonado el doble, es decir 130, para que empiece a reconocer el patrón musical que se está moviendo ahí. Pero para cuando suene ese tiempo, va a olvidar mucho de lo que ha sucedido. Sencillamente, el oído va a lo más sencillo, y tiende a agrupar los sucesos musicales en relación al ritmo en grupos de dos, tres o cuatro, a no ser que le demos evidencias de otra cosa.

Una penúltima consideración: el compás compuesto

Bien, el compás compuesto es un monstruo. Un monstruo que combina cualidades binarias de un ritmo y cualidades ternarias.

Lo hacemos multiplicando el número de arriba del compás por 3 y el numerador por 2.

Así, el compás compuesto de 4/4 es 12/8. (4 x 3= 12 y 4 x 2=8)

Pero… Espera. ¿Tiene sentido esto? 12/8 indica que caben 12 corcheas en el compás. Sí. Pero… el truco es que en el compás compuesto, el 8 NO está indicando la nota que da el pulso. No es una corchea, sino una negra con punto. Por decirlo de alguna manera, estamos ternalizando el compás. Ahora que el pulso es una negra con punto, cuántas unidades caben por pulso? 3. Como identificas en un compás 12/8 si se trata de uno simple o compuesto? Normalmente se tratará en la mayoría de los casos de uno compuesto, pero tienes que ver:

  • La indicación de tempo. Si te marca el tempo con una figura con puntillo, es compás compuesto seguro.
  • La agrupación de figuras: si las figuras se agrupan de 3 en 3 tiene papeletas de ser compás compuesto (ojo, no confundir con el tresillo, que es un hecho puntual).
  • Si el ritmo armónico está marcado con figuras con puntillo, es compás compuesto seguro.

Y ahora te digo porque ésta indicación de compás es un monstruo: en realidad lo que estamos haciendo es utilizar un compás 4/4 y dentro de cada tiempo de compás estamos utilizando una estructura ternaria. Es como meter un ritmo de vals en cada pulso del compás.

Si. Es algo raro, pero expresa ritmos muy vivos e interesantes.

Una última consideración: el compás flamenco

No voy a detenerme en el estudio del compás flamenco, algo desde mi punto de vista, complejo y fascinante a la vez. Lo que sí desearía es comentarte que si estudias el compás flamenco descubrirás la esencia del compás. El compás flamenco consta de 12 tiempos, y los músicos hacen caer los acentos en unos determinados tiempos según del palo que se trate. Es realmente un compás de 12 tiempos, porque el suceso musical básico va a aparecer cada 12 unidades. Para que me entiendas:

1 -2 –3– 4 -5 –6 -7- 8– 9- 10– 11- 12

Los tiempos marcados en morado, son los tiempos que se acentúan en un determinado palo. Al principio, podría decir que se trata de un tiempo de vals en que el acento recae en la última nota. Ésto sucede hasta el tiempo 8. El tiempo 8 siguiendo la estructura anterior, debería ser débil. Pero ¿Qué sucede? Vuelve a recaer un acento. Entonces, querido lector, entramos en un estado de shock. ¿Estoy escuchando primero 1 -2 –3/ 1 -2 –3/ pero a la tercera ronda suena 1-23?  Entonces no estoy en un vals, estoy en otra cosa.

Bien. Por eso es tan difícil al principio interiorizar éste tipo de ritmos. Porque no son regulares. Entonces, después del tiempo 12, vuelve a sonar un tiempo débil y otro débil. Y el tiempo que suena a continuación es fuerte, y luego otros dos débiles… Se repite la estructura de 12 tiempos. Y cuando el oído reconoce esta estructura, entonces y sólo entonces ha descubierto el verdadero compás.

 

Añadir a favoritos el permalink.

2 Comments

  1. Muy muy buena explicación. La mejor que he leído hasta la fecha.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *